Los Efectos del Azúcar en el envejecimiento de la Piel

por | noviembre 21, 2018

Desde la perspectiva de la salud, siempre se nos ha dicho que la grasa es el mala, pero ahora parece que la grasa no es del todo mala y que el nuevo “malo” es el azúcar. El consumo de azúcar en exceso no solo se convierte en grasa y contribuye al desarrollo de problemas de salud como la obesidad, la resistencia a la insulina, el colesterol alto y la diabetes tipo 2, sino que también contribuye al envejecimiento de la piel y las arrugas más profundas.

Veamos de una forma más precisa las razones de esta afirmación.

El proceso por el cual el azúcar envejece la piel se llama glicación y ocurre cuando el exceso de azúcar en nuestra corriente sanguínea reacciona al azar con proteínas (como el colágeno) y el ADN. El resultado final de las moléculas de azúcar que se unen inapropiadamente a las moléculas de proteínas o al ADN es la creación de AGE o productos finales de glicación avanzada.

Los AGE en el cuerpo conducen a la reticulación, que ocurre cuando se forman puentes químicos entre las proteínas, creando una estructura o material más duro y menos elástico. Esto tiene implicaciones para las estructuras internas como las arterias, el revestimiento intestinal y el cerebro, lo que contribuye significativamente a problemas como la aterosclerosis, la pérdida de memoria relacionada con la edad, las cataratas y las complicaciones diabéticas.

Sin embargo, la producción de AGE es directamente proporcional al nivel de glucosa circulante en su torrente sanguíneo, es decir, cuanto más alto sea su nivel de azúcar en la sangre, mayor será la tasa de glucosilación y reticulación.

Tenga en cuenta que el azúcar no es la única causa de entrecruzamiento en el cuerpo. Existen otras, como el fumar, la radiación UV, los productos derivados del consumo de alcohol y el exceso de producción de radicales libres en el cuerpo también son potentes inductores de la reticulación y envejecimiento de la piel. La combinación de cualquiera de estos factores, incluida una dieta alta en azúcar, sin duda aumentará el riesgo.

Entonces, ¿qué puede hacer para minimizar los enlaces cruzados y sus efectos en la piel? La forma más fácil es evitar los disparadores:

  • Use un protector solar de amplio espectro que incluya óxido de zinc o dióxido de titanio para protegerse de los daños causados ​​por los rayos UV.
  • Evite fumar.
  • Reduzca su consumo de alcohol.
  • Aumente los alimentos ricos en antioxidantes para mantener su defensa antioxidante contra la producción de radicales libres; estos alimentos son los que tienen colores intensos como frutas, verduras y legumbres.
  • Reduzca la ingesta de azúcar refinada en todas las formas, incluido el azúcar de caña, el jarabe de maíz y los alimentos ricos en almidón. Los cereales envasados, los refrescos y las paletas son ricos en azúcar y pobres en nutrientes, por lo que son ideales para evitar.
  • Tópicamente, se ha demostrado que un nutriente llamado carnosina inhibe la reticulación de proteínas y ADN inducida por la glucosa.
  • El ácido alfa lipoico es un fuerte antiinflamatorio. Es un antioxidante soluble en grasa, que le permite penetrar en la piel de manera efectiva a diferencia de los ingredientes solubles en agua. Los efectos antioxidantes protegen las células de la piel del daño de los radicales libres y reducen la inflamación, un factor clave en el envejecimiento de la piel.

Cuando se trata del consumo de azúcar, el mensaje clave es evitar o reducir su consumo. Si bien puede ser difícil eliminar el azúcar por completo, intente cambiar algunas costumbres como por ejemplo cambiar los cereales empacados por muesli casero, un refresco por agua mineral con un toque de limón y los caramelos por fruta fresca. Su cuerpo y su piel sin duda se lo agradecerán.